48 años después, comenzamos ganando un mundial

48 años después, comenzamos ganando un mundial

17 junio, 2018 0 Por indirecto

Por Carlos Maina (Entrenador de fútbol):  Comienzo incómodo, nervioso. La ansiedad juega una mala pasada a los jóvenes y debutantes volantes celestes, erramos pases, sobre todo por una marca férrea del equipo africano.

Carlos Maina (entrenador de fútbol)

Egipto sorprendió bien parado y prolijo, ejerciendo presión una vez que Uruguay pasaba la cancha con pelota dominada  cuando intentaban armar el juego Rodrigo Bentancur y Matias Vecino.

Nandez se prodigó por la derecha pero sin incidir demasiado en el ataque. Por el otro lado De Arrascaeta absorbido en el físico a físico, desnivelando en alguna ocasión cuando venía a buscar la pelota más cerca del medio de la cancha.

Empezamos con la tenencia de la pelota los primeros 5 o 6 minutos pero con poca profundidad, después Egipto equiparo las acciones pero tampoco nos generaba peligro, Muslera un espectador de lujo.

El equipo africano se repliega muy bien, tratando de salir de contragolpe y mete mucha gente atrás, haciendo que el equipo celeste  llegue solo hasta ¾ de cancha.

De Arrascaeta cae en la telaraña defensiva del equipo de Egipto al igual que Suarez y Cavani, en una lucha muy física de estos últimos dos, con algunas intentonas en lugares con poco espacio.

Una de Cavani después de un sombrero al volante de Egipto que remata de zurda que se desvía en otro jugador del conjunto rojo era lo más peligroso hasta ese momento.

En el minuto 25 recién la primera de Suarez después de 2 córners consecutivos y a metros de la gol line erra el arco.

Ellos atacaron poco, apenas unos intentos de llegar al arco uruguayo por los laterales pero fueron frustrados por el capitán Diego Godin y Josema, muralla celeste.

No hubo entendimiento entre el medio campo uruguayo y los delanteros, bastaba ver a Suarez pidiéndole que salieran a presionar pero esto no ocurría, había descoordinación,  como jugando en sintonías diferentes.

Hubo un tema importante que nos perjudicaba y eran pelotas en profundidad puesta por los egipcios sobre los laterales uruguayos, donde  perdíamos sistemáticamente por arriba.

La estampa del partido y de la poca generación fue la patriada del capitán uruguayo que llegó hasta el mismo borde del área grande y cede el pase que a posterior no podemos efectivizar.

Un segundo tiempo con más iniciativa celeste, tratando de hacer la diferencia por las bandas.  A pocos minutos de iniciada la segunda mitad ingresan Carlos Sánchez y Cristian Cebolla Rodriguez, los cuales parecen despertar al equipo impulsandolo por los laterales.

Bentancur con trato de pelota más acorde a su calidad, conocido rendimiento y sapiencia que nos hace ilusionar.

Tenemos tenencia de pelota y generamos mas que en el primer tiempo, una jugada de espaldas de Suarez que cede a Cavani y este que saca el derechazo que controla el golero egipcio. Después otra entre Cavani y Suarez que poco común en el goleador uruguayo, se demora un instante y nuevamente el golero contrario resuelve tirándose a los pies del delantero quedándose con el balón.

Una de las ultimas, falta cerca del área mayor de los egipcios y Cavani que ya saborea el gol, más después de patear y ver que se mete contra el palo, pero la yema de los dedos del buen golero egipcio ahoga el grito de gol del delantero del PSG.

Tuvimos que esperar al minuto 89 para quedarnos sin voz gritando el primer gol celeste en este mundial 2018. Con la receta de la casa, como nos gusta a los uruguayos, ganando por arriba, Josema con un doble ritmo impresionante, salta mas arriba que todos para meter un frentazo cruzado al palo izquierdo del golero que esta vez no pudo llegar.

En el minuto 5 casi 6 de descuento pita por fin el internacional holandés, y Uruguay que no lograba ganar en la primer fecha mundial desde 1970 se queda con lo los 3 puntos que lo dejan junto con el anfitrión primeros en el grupo, estos últimos por encima de los celestes por diferencia de goles.